"Cuando ves un gesto potente recibís una revelación"

Lucía Delfino y Alejandro Montaldo son los nuevos participantes de #EntreBienalistas. Lucía Delfino,  profesora de artes plásticas orientación Grabado y Arte Impreso de la facultad de bellas artes de la UNLP. Participó de la beca FNA Conti 2015. Recibió mención en el salón provincial arte joven escultura y objeto del Museo E. Petorutti y mención en el gran premio pintura del Banco Provincia.  Alejandro Montaldo, estudió en la Escuela Regina Pacis, integró la Beca FNA-Conti 2015 y actualmente participa del Programa de Artistas de la Universidad Torcuato Di Tella. Obtuvo, entre otros, el 1° Premio Adquisición Premio estímulo Banco Provincia y el 2° Premio Adquisición BCRA.   

 Ambos participaron en la Bienal Arte Joven 2015 y 2013 respectivamente.

+OBRAS:

Lucía Delfino: http://cargocollective.com/luciadelfino/contact
Alejandro Montaldo: www.alejandromontaldo.wix.com/alejandromontaldo

SER ARTISTA HOY

Lucía: ser hoy un artista no creo que pueda medirse en base a lo que los espectadores esperan que sean, sobre todo porque el mismo rol del espectador aunque no sea único también se va construyendo y modificando, y tampoco uno deberia responder tan comodamente a una exigencia (si bien las hay y se responde en mil aspectos, no debería ser el objetivo de uno). Ser artista hoy es un trabajo y un trabajo poco claro en la sociedad en general, donde tenes gente que espera que cambien el mundo hasta gente que piensa que nada mas expresan lo que les pinta cual hobby o explosión sensorial incontenible. Yo creo que podríamos juntar todas las definiciones que se le dan y encontrar un punto de conexión entre todas, yo misma voy cambiando mi propia percepcion de artista tanto en general como de que tipo de artista creo que soy, no se si por cuestiones morales, políticas, sociales o incluso por cada obra que realizo voy cambiando un poco mi lugar, pero no deja de ser un trabajo más amplio incluso de lo que es la producción de la obra, ser artista incluye mucho trabajo por parte del artista por fuera de lo que es la obra, y creo que todavía nos falta en ese sentido tener un lugar claro, definido y reconocible. Tal vez no se quiere que pase eso, por miedo a que algún tipo de "mistica" se pierda.  Me parece válido resaltar de toda esta y demás charlas el lugar que le damos a la duda, y creo que un trabajo del artista en cierto sentido es ese, generar preguntas, aunque no estén enunciadas

Alejandro: Lu, tanto en tu producción como en la mía hay cierto despliegue de medios, no desmedido, que pareciera responder más a una necesidad del discurso general que a una ampliación disciplinar de la obra. ¿Es así o hay otros motivos? Pienso en la supuesta insuficiencia de la pintura y en una posible presión contemporánea, una exigencia de parte del sistema. ¿Percibís algo por el estilo? ¿Cómo te llevás con eso?

Lucía: Comparto en que tenemos eso en común.  De mi parte considero que el cambio de disciplina en cada obra es por una necesidad de la misma. A veces es un capricho de querer trabajar más que con una disciplina con un material en particular. Es decir, a veces tengo ganas de trabajar un objeto y voy a la arcilla, a veces tengo ganas de estar pintando. Otras veces la idea previa me dice el medio a ser usado. ¿Supuesta insuficiencia decis porque no crees que exista? ¿Existe la insuficiencia efectivamente en algún soporte? Yo crería que no. Con respecto a la presión, no siento necesariamente presión en tener que ser multidisciplinar (al menos creo eso). No pienso que sea una demanda, de hecho por el contrario creo que a veces la demanda la siento en no estar manteniendo más un rol que sea claro o mejor dicho, clasificable, como "Lucía pinta" o "Lucía hace instalación" o "Lucía hace.."

De hecho, cuando me preguntan "¿y qué haces?" no sé cómo explicarlo sin que suene o pretencioso o precario. Si te preguntan "¿y vos qué hacés Alejandro?" ... ¿qué decís? 

A: Trato de explicar qué cosas me interesan para después argumentar que las variantes de medios son su consecuencia; pero de ningún modo quiero que se tome como una pretensión, como una ambición mía por abarcar creyendo que ahí hay un valor, y mucho menos, como una respuesta a esa supuesta presión. Todo esto por supuesto que no lo logro y termino diciendo que últimamente estuve haciendo unos videos, y cosas por el estilo... Con el único material o medio con el que me pasa el hecho de querer usarlo es con la pintura. Las otras cosas (videos, dibujos, fotos, etc.) las utilizo por el vínculo directo con la idea con la que quiero trabajar; no es que busque el medio apropiado sino que la idea incluye al medio: es un video en el que pasa tal cosa, no tal cosa capturada en un video. También esto ocurre en tus trabajos, creo. Y también hablamos alguna vez acerca de la pintura y de cómo el trabajar con ideas lleva a no saber qué hacer, a no saber qué pintar, así como a no querer hacerlo porque sí buscando desarrollar una imagen. 

Es que la pintura conserva un tiempo, una intimidad y una presencia que no guardan otras representaciones. A mí la pintura me gusta mucho y es lo que menos hago. En el encuentro como espectador con la pintura aparece el tiempo de su realización como tratándose del desarrollo de un pensamiento; al margen de entender cómo está hecha uno reconoce la cercanía con su factura, la cercanía con su pensamiento. En la obra que expusiste este año en el Conti aparecían esos atributos, reforzados por la puesta: la sala cerrada y oscura; la iluminación directa y concentrada pero algo débil y parcial: sólo pegaba en una de las dos grandes pinturas. Cuando el ojo se acostumbraba comenzaba a definirse el contorno de la segunda; más tarde, su interior. 

L: Sí, tenés razón con que la pintura es como el medio que me llama a ser usado por si mismo, como por el momento de realización, o su tiempo, no sé, tiene que ver con otro proceso, creo que tiene que ver con que fue mi primer acercamiento también. Si, recuerdo haber hablado de que trabajar con "ideas" (ahora me está generando increíble cantidad de dudas esta clasificación) más amplias y conceptuales nos resultaba difícil de traducir a la pintura, o que si nos quedábamos solo con la pintura significaba empezar a desarrollar más una imagen, como si fuese algo uniforme tal vez. Por ahí tenías razón y algo en el medio (pintura) a nosotros nos parece un poco insuficiente. ¿O tal vez diría atrapante? El miedo a quedarnos atrapados ahí. 

No sé, tal vez hay un error donde estamos separando mucho cosas que no van tan separadas. Yo creo sin embargo, que me cuesta pensar en términos de imagen. No sé. Por ejemplo, no dibujo, casi nunca o casi nada. Eso no significa que solo anote ideas o conceptos sueltos como podría ser que se yo, "la separación entre las cosas", "imposibilidad", "qué es lo que hace que una cosa sea" no sé, tiro, cosas miles, o que no anote ideas un poco mas concretas, si no que anoto incluso con palabras las imágenes mentales que tengo. Anoto con palabras como hacer una pintura. Y no significa que la imagen sea necesariamente borrosa, a veces es super clara. Tampoco es por una falta de capacidad para dibujar algo, para nada, pero no puedo evitarlo. Anoto que colores irían, que se ve, cómo va pintado, con qué materiales, de que tamaño, o incluso cual es el clima que tiene esa imagen, que iluminación, etc. 

A: ¿Qué pasa, Lu, con el efecto, con la ilusión (en esa obra la luz de lo que parece ser una ventana abierta pintada en una de las telas irradia un reflejo virtual sobre la otra)?

L: No sé que pasa con la ilusión. Podríamos diferenciar tipos de ilusión. No me gusta la ilusión en términos de sólo un efecto y que sea funcional, impactante, o lo que sea. Esa cosa divertida. No. Pero creo que hay algo en la ilusión que me atrae, que es ese momento de darte cuenta de que algo es una mentira. En definitiva hay una búsqueda de una ilusión en cierto sentido siempre, tal vez a diferente grado. Como en pensar que una pintura puede iluminar a otra. O pensar que la linea negra de una soga puede desprenderse y convertirse en una linea dibujada, como pasa en una de tus obras. Hay una frustración creo implícita. Al menos yo lo siento así. La desilusión de la ilusión. ¿Vos que pensás de la ilusión? ¿Aparece en tu obra?

A: Sí, aparece en algunas y, cuando lo hace, me preocupa. Me inclino más por lo reflexivo que pueda ofrecer esa ilusión, por su capacidad de hacer pensar, más que por la fascinación que provoca esa magia. Lo que está al frente en el espectáculo es lo que me parece que tiene que estar detrás. A veces trabajo con cosas más crudas, con la baja calidad y la falta de presupuesto. Acaso estas estrategias (junto con la inclusión del hacer dentro de la obra) puedan empujar un poco hacia atrás esa ilusión o esa idea efectista. ¿Cuánto te parece sensato que se gaste en la producción una obra? Aunque tal vez no sea ésta la pregunta y sí en cambio ¿te parece relevante el preguntarse por el costo de realización de una obra?  

L:  Jajaja qué dificil plantear algo en términos de sensatez. Yo a veces he utilizado ese termino pero me vuelve muy prejuiciosa y finalmente término dudando porque no puedo responder ni yo qué significa ser sensato. No sé si me parece relevante preguntarse por el costo de realización. ¿En qué sentido? Uno trabaja sobre todo con lo que puede más que con la situación ideal. Siempre podría haber una situación mejor de la que tal vez, haríamos uso, o tal vez no. No creo que una obra valga más o menos simbólicamente por su costo de realización. Sí creo que puede pasar a la inversa. Interpretar en otro un exceso en su costo,  algo que podria considerar innecesario para el sentido de la obra me puede hacer pensar mucho más por fuera de la obra en si y hacerme replantear el sentido de todo eso (obra, contexto, trabajo del artista, arte, yo). No sé, creo que no me pasó querer hacer (realmente) algo que fuese imposible de llevar a cabo. Tal vez es más una manera natural de trabajar mía. ¿Cuál es la pregunta que te haces en relación al costo? No se si termino de entender.

A: Está bien, yo tampoco. Pero a lo mejor hay algo para pensar ahí. No lo pregunto en relación a la ganancia por su precio de venta, el que creo que está determinado más por otras cuestiones. Pienso en la posibilidad de que la obra tenga cierta familiaridad con el espectador y que se ponga más a su alcance; me gusta cuando los trabajos están hechos con poco.  

L: Sí. Te entiendo.  Por eso hablé del valor simbólico, no de comercialización. Supongo que es un poco esa familiaridad de uno en el uso de los materiales. ¿Y qué pasa si la hace otro?. De todas maneras no creo que el acercamiento pase necesaria o exclusivamente por ahí, si no que el grado de acercamiento que pretende la obra con el espectador esta en el mismo acercamiento que pretende tener el artista con este. 

A: Es que cuando ves un gesto potente recibís algo así como una revelación; y si eso se produce con poco, con algo que está muy a nuestro alcance, la potencia se amplifica. Por eso pienso, y probablemente me equivoco, que la proximidad con los materiales, la simpleza y la precariedad, así como la presencia de la primera persona, pueden dar al que ve la obra una complicidad con aquella potencia. Digo que me equivoco porque claramente no lo ven así familiares, amigos no artistas y gente no asidua al arte, todos los cuales están incluidos dentro de los espectadores. ¿Compartís esa percepción? ¿Sentís que para la gente que no está en el tema como artista deberías hacer otras cosas, otro tipo de obra, que hay una diferencia honda entre lo que consideran hipotéticamente que hacen los artistas y lo que efectivamente hacen?  

L: Hay una percepción diferente sí, pero no creo que se tenga que hacer otra obra para otro tipo de gente ya que las lecturas que hacen serán distintas y muy válidas. Si pienso que hay que tratar de no volverse hermético nunca porque si es demasiado encriptado todo, puede pecar de elitista en cierto sentido, pero es difícil también decirlo. El mismo productor es consciente de si su obra va dirigida a pocas, más o muchísimas personas y es algo que contempla antes de hacerlo, es una decision, incluso aunque el resultado sea otro al esperado. Tu obra, Ale, entendería que para quien quisiera hacer una lectura rápida no le sea suficiente pero también está en la confianza de que quien siente curiosidad como espectador se encargará de llegar a la información que le puede parecer faltante y eso puede ser un recurso, no una falla. Es mucho más amplio el tema igual y probablemente esté haciendo un análisis con pre conceptos míos acotados.

 

 

Tags

  • lucia delfino
  • alejandro montaldo
  • entrebienalistas
  • visuales