Cosas que oímos ayer - Campus *Literatura* Día 1

Crónica de Lara Segade, coordinadora del Programa Intensivo de Literatura del Campus Bienal.

 

 

La pequeña herida en el dedo de Tom Hanks antes del accidente.

Jardines imaginarios con sapos reales.

Ejercicios de observación en la cola del banco.

Mirar a los personajes como los mira la mamá.

El olfato es el más nostálgico de los sentidos.

Hay drogas que te llevan a moverte como un reptil.

A los perros les debe de pasar todo el tiempo oler rivalidad.

La ausencia total de ruido.

Las cosas se te vienen encima.

Las superficies tienen ritmo.

Sinestesia en las etiquetas de los vinos.

En realidad los sentidos ya están mezclados.

Un color chillón.

Sahumerio, pasto, frito.

Con el sol, sentís los árboles en la cara.

¿Cómo saben los ciegos si alguien se fue?

 

El reflejo de la luna en los tréboles

¡sh! en el cuarto de al lado

roncan las putas.

 

Es muy difícil ser hijo de hippies, ¿qué rompés?

Escapar. Salir al camino.

 

 

Cruzando la cancha de fútbol

vuelve del trabajo

el oficinista.

 

Volver a los años cincuenta, al sueño americano.

 

¿Es un imperio

esa luz que se apaga

o una luciérnaga?

 

Algo que viste muchas veces sin darte cuenta.

 

Verás que todo es mentira

verás que nada es amor

que al mundo nada le importa

yira, yira.

 

El mundo animal y el mundo humano todavía estaban mezclados.

Después se separaron.

El soneto nace en Italia en la Edad Media.

Después se viraliza.

Verso libre: cada persona es un mundo.

El fondo del mar debe de ser el infierno.

La violencia que hay por detrás de toda creación.

Lo que le pasa al lenguaje en los diarios de Colón.

En la versión rusa, Ofelia reparte ramitas.

¿Cómo tiene tantos detalles?

La noche estrellada.

 

El árbol

parece un perro

ladrándole al cielo.

 

El cielo todo crecido.

El cielo enroscado, trastornado.

Si pudieras viajar en el tiempo con antipsicóticos, ¿se los darías a Van Gogh?

 

 

Se ​​puso un abrigo de piel, se sirvió un gin tonic, se encerró en el garaje y encendió el motor del auto.

Detrás de la fachada del sueño americano hay algo muy siniestro.

Hay gente muy infeliz.

Por primera vez las bombas caen del cielo.

 

 

Para conocer más sobre Campus y el Programa: http://campusbienal.com.ar/

 

Tags

  • Campus Bienal
  • Clínica
  • Pedro Mairal
  • Alejandro Crotto
  • Literatura