El intensivo de Teatro Musical desde adentro

Facundo Zilberberg es el dramaturgo de uno de los diez proyectos seleccionados para el Programa Intensivo de Teatro Musical, en dupla con el compositor Gonzalo Sentana. Y, como está ya hace varias semanas que está trabajando en su proyecto junto con los tutores Pablo Gorlero, Joaquín Bonet y Martín Bianchedi, y los autores de los otros trabajos elegidos, le preguntamos sobre la evolución de su obra. Esto fue lo que nos respondió. 

 

En esta primera etapa del Seminario de Teatro Musical, ¿el proyecto inicial con el que te presentaste a la Convocatoria se modificó? ¿De qué manera?

Se modificó mucho. Para empezar ya tiene nombre (se llama "Bioficciones"). Lo que se había presentado al principio eran seis carillas de texto donde había una exploración de universo más que nada, pero no tenía la menor idea de para dónde podía llegar a desplegarse la historia, el arco de los personajes, ni cuál iba a ser el tono. Después de estos casi 2 meses dentro del seminario, esas cuestiones aparecen con mucha más claridad. El material se fue extendiendo, los personajes los veo más claros, y ya estoy trabajando con una idea de para dónde va a la obra. 

 

¿Cómo es el proceso con los docentes en los espacio del Seminario?

Pablo hace un repaso sobre la historia del teatro musical, y vemos determinados procedimientos de las obras que pueden utilizarse dentro del proyecto que estamos desarrollando. En el caso del taller de dramaturgia de Joaquín, él me parece un gran docente porque se fija en cuestiones objetivas de los materiales y no en puntos relacionados a su gusto personal. Permite que cada material tenga su propio color y no impone lo que a él le interesaría ver. Entonces uno confía mucho en su mirada, y también espera qué es lo que tiene para decir después de cada lectura del material que uno escribe y Martín trabaja con lo que los músicos traen grabado y sus aportes tienen que ver con lo que el material propone musicalmente y busca sumar sobre eso, y no acerca de lo que a él le gustaría escuchar. En ese sentido es parecido a lo que hace Joaquín en dramaturgia. Los dos son muy respetuosos con el trabajo de sus alumnos. Generan de entrada una confianza y comodidad con nosotros que es algo clave para los procesos intensivos, porque yo me voy con ganas de escribir más después de cada devolución. 

 

¿Cómo es el vínculo de trabajo con el resto de las duplas? ¿Los aportes del grupo están influyen en los avances?

Aportan muchísimo porque el grupo es muy variado. Entonces uno cuando entrega material dentro del taller de dramaturgia recibe devoluciones de compañeros que tienen una formación de comedia musical y ellos se fijan en determinadas puntos, como por ejemplo: "¿por qué ponés está canción acá que cuenta lo mismo que lo que se acaba de ver en la escena?" que es un aporte diferente a otros que tienen una formación de una dramaturgia más clásica, donde la mirada está puesta en, por ejemplo: "la acción dramática, el personaje". Eso hace que después de entregar me vaya con devoluciones muy completas que abarcan todos los puntos del Teatro Musical. 

 

¿Cuáles son tus expectativas para la continuación de este Seminario? ¿Cómo ha sido la experiencia hasta ahora?

Hasta ahora la experiencia me abrió bastante la cabeza porque yo vengo de una formación de dramaturgia "convencional", y me voy con información que antes no tenía; así que ya el seminario es una ganancia para mí. Mi expectativa es poder terminar un primer borrador de obra, y el desafío es poder aplicar los conceptos sobre teatro musical dentro del proyecto que estamos desarrollando. O sea poder bajar la teoría a la práctica.

 

¡Gracias Facundo!

Tags

  • Teatro Musical
  • Programa Intensivo
  • Escénicas