Esto pasó el finde: Danza + música en vivo en el Botánico

En medio de un verde increíble y exuberante se presentaron las dos performances con música en vivo, resultado del Laboratorio de Cruce. El público fue llegando temprano, con muchas ganas de ver, expectante. Bajo una sombra perfecta, se sentó a ver cómo calentaban el cuerpo el ballet estable de la Universidad Nacional de las Artes – UNA. Después vino la prueba de sonido de un minucioso Diego Pérez y una tranquila Tatiana Heuman.

A las 5 en punto, la primera performance a cargo del coreógrafo Emanuel Ludueña salió a escena: una bailarina comía plácidamente un copo de algodón rosado y se llevaba todas las miradas. Ella sueña un futuro desierto “o la muerte o abandonar para siempre la sociedad de los hombres” (W.Shakespeare – Sueño de una noche de verano) fue musicalizada por  Diego Pérez de Tonolec que compartió escena con los bailarines para poder crear en vivo matices. La composición de Emanuel fue caracterizada por una fuerte presencia permanente de los bailarines en escena que el público siguió todo el tiempo.

Caudal, la segunda performance creada por Ana Frenkel, en manos musicales de una enigmática Tatiana Heunman fue dominada por tríos, dúos y momentos de encuentro de algunos bailarines en escena. El sol empezó a caer entre los árboles y el público agradeció ver esos cuerpos atravesarse por historias llenas de música.

Todos los presentes disfrutaron y aplaudieron la iniciativa del Laboratorio. Fueron momentos únicos, llenos de vida en medio de un entorno mágico.

¡Gracias a todos los que hicieron posible este momento!!!

Tags

  • Artes escénicas
  • Música
  • Laboratorio de cruces
  • Compañía de la UNA