El sonido de la nueva generación: Tototomás & Levare

El lanzamiento de los discos de Tototomás y Levare, producidos por la Bienal de Arte Joven, revelan el interesante caldo de cultivo de la escena musical independiente y la diversidad de sus propuestas sónicas.  

Tototomás: Bochorno

Un carnavalito furtivo, bastardo y eléctrico introduce al mundo sonoro del nuevo disco de Tototomás y es difícil no dejarse atrapar por ese magma sonoro de música, coros colectivos onomatopéyicos, letras con frases contundentes y estribillos que se repiten en loop. Bochorno, el segundo disco de la banda, uno de los cuatro ganadores de la última Bienal y reciente revelación del Vive Latino en México, recupera ese espíritu festivo y latinoamericano, sin perder la libertad punk y ese fuego sagrado para hacer canciones que no podés dejar de tararear. Sus melodías tienen el gancho pegadizo de hits radiales sin dejar de sonar experimentales. Pero lo mejor del grupo, quizás su secreto, además del sonido indie que reviste cada sonido en la instrumentación y los efectos corales, es el tono lúdico, inocente y espontáneo de las letras de Tomás Agustín Casado, cerebro musical de la banda platense.

Hay un espíritu libre en esta orquesta popular de once integrantes que contagian con esa combinación de guitarras eléctricas, acústicas, percusiones, banjo, sintetizadores, trompetas y trombones, y canciones que son como mantras festivos en “Mareados”, “Dale la vuelta” y “Cuando vienes saltando”; rondas de fogón en “Inundaremos”; invitaciones al sonido ochentoso en “Fríos” y “Filoso”: pogos colectivos, con guiños a El Otro Yo en “Ja!”;  llamadas de murga en “Nada me decís”; o cadencias acústicas con aires brasileños en “La casa”. El rock, el punk, los ritmos folklóricos, el pop, todos conviven felices en la casa de Tototomás: una banda atípica en leve ascenso, que resultó una de las mejores noticias que le pasó a la escena emergente de los últimos años. 

http://tototomas.com
Spotify // Youtube

 

Levare: Chicomax

El primer rock nacional, la psicodelia y Los Beatles, arman el mapa conceptual de una banda contundente de rock lisérgico. Desde los armónicos juegos vocales a la distorsión de las guitarras, a himnos glamorosos del rock local,  perfilan el estilo de un grupo que crece en sus melodías directas y en la potencia de un sonido ácido y urbano, que reflejan el carácter directo de este disco, producido artísticamente por Carlos Vandera, junto con la banda. En la canción que da título al disco “Chicomax”, uno puede escuchar al Charly García de “La grasa de las capitales” de Serún Girán, pero mucho más denso y rockero. Acentuando todavía más ese pulso callejero el grupo se despacha con un himno a lo Clash en “La figura de acción de Joe Strummer”: “Ey, ey, quisiera preguntar sino hay demasiada policía en la ciudad”, canta irónico Agustín Bulcich, factótum de Levare, este cuarteto explosivo de voces, bajo, batería y dos guitarras al mango.

Hay en el disco un retrato conceptual de la vida moderna con personajes alienados, outsiders y hippies que rezan al amor libre. Entre la furia y la calma de un sonido directo, Levare logra a lo largo de su nuevo disco compuesto por diez canciones sus propios himnos personales: “Sonámbulo”, es una canción que podría haber sido compuesta en los setenta para un disco de Pescado Rabioso; “Tv show”, tiene esa cruce entre los aires del pop y el reggae de los Abuelos de la Nada en los ochenta; y “Aguila humana”, encuentra  en la poderosa marcha del ritmo de seis por ocho su identidad musical. Allí Levare descubre como la música progresiva, el folklore y el pulso distorsionado del rock psicodélico, forman parte de un mismo universo musical que les puede ser propio y original.  

Facebook Levare
Spotify // Youtube

Tags

  • levare
  • tototomás
  • música
  • discos bienalistas