Humor y horror - El canto invisible

Juan Cruz Forgnone es el director más joven que estrena en la Bienal este año. Reincidente en Ibsen, en el ciclo Bienal en escena que se presenta hasta diciembre, se puede ver el El canto invisible en Timbre4. El director nos cuenta un poco más de su obra y proceso creativo.

 

Bienal: ¿De qué trata la obra?

Juan Cruz: El canto invisible es una versión de Olaf Liljekrans de Henrik Ibsen, a su vez inspirada en la colección de Baladas populares noruegas recopiladas por Magnus Brostrup Landstad. Se trata de una serie de episodios propios de las canciones y los cuentos tradicionales del folklore escandinavo. El conflicto surge cuando una mujer elfo y un hombre se enamoran a poco de la boda de este último con una mortal.

La impensada relación de estos mundos paralelos pone el riesgo el orden natural de las criaturas del bosque, y los intereses económicos de la sociedad mundana. Olaf se debate entre las presiones de su familia y la plena felicidad que ha descubierto en el mundo feérico.

 

B: ¿Cómo fue el proceso creativo de la obra?

JC: El proceso creativo tuvo una larga primera etapa dedicada de versión del texto original. En ella fue decisiva la participación de Rubén Szuchmacher como tutor, puesto que la concepción dramatúrgica de la totalidad del material fue a su vez determinante en la organización del pensamiento para la dirección. El trabajo de ensayo con los actores y actrices fue bastante temprano en el tiempo, y estuvo orientado a la búsqueda de un registro que le fuera propio a la obra. Las hipótesis visuales, por su parte, fueron consecuencia de una primera instancia de estudio del material. Antes de que cada área cobrara especificidad (escenografía, iluminación, vestuario) se delinearon posturas integrales sobre el espectáculo. El diseño sonoro y musical se fue desarrollando en simultáneo con el trabajo de ensayo.

 

B: Una anécdota del proceso para compartir.

JC: El grupo de trabajo dentro y fuera de escena es el mismo que el de Peer Gynt, otra obra de Ibsen que se presentó hasta comienzos de 2017 en El Portón de Sánchez. El desafío de continuar trabajando juntos incluyó, en el caso del elenco, un proceso de readaptación a las demandas del nuevo material y la redistribución de los vínculos. Por ejemplo, quienes debieron interpretar una relación de madre e hijo ahora deben componer la de dos enamorados con diferencia de edad. También ocurrieron cambios respecto de los géneros: un actor que en este caso interpreta un personaje femenino, o una actriz que trabaja sobre la premisa de la androginia. A este cambio se le suma el de dinámicas de actuación: pasar de la rotación de roles a construcción de una única curva dramática.

 

B: Una escena que podés contar de la obra y porqué te gusta.

JC: Elijo una de las escenas iniciales de la obra: la primera aparición de un personaje sobrenatural –Thori–frente a los humanos. Estos últimos se encuentran convulsionados por la desaparición de Olaf Liljekrans, y Thori baja de la montaña sugiriendo que ha sido secuestrado por los espíritus del bosque. Esto, obviamente, causa pánico entre los mortales, en especial en la madre del susodicho. Creo en la potencia de esta escena por la maestría con la que Ibsen dosifica la información, dotándola de expectativa y extrañamiento. Se conjugan horror y humor y se sintetiza la imposibilidad de vinculación entre los dos mundos. El misterio luego es corregido en las escenas siguientes por un hecho todavía más escandaloso: al reaparecer Olaf, trae consigo nueva novia y nuevo paradigma. 
 

B: Tres razones poderosas para ir a ver tu obra.

Para quienes están interesados en la dramaturgia ibseniana, y para quienes no, es una oportunidad para conocer una obra distinta a las que trascendieron como ejemplares y canónicas, la mayoría de ellas inscritas en el realismo.

En segundo lugar, intentamos poner a prueba el problema de la representación de lo fantástico en escena, más allá de lo temático. Por último, algo de sana ingenuidad hay en la estructura de la obra, como cuento tradicional, que convierte lo horrible en suave y lo suave en horrible. ¡Y es apta para todo público!


 

El canto invisible - Teatro Timbre4 - México 3554

Funciones: jueves de octubre (excepto 19-10) 20.30 h. 
jueves de noviembre 20.30 h. y 22.30 h.

Entradas: http://www.alternativateatral.com/obra53584-el-canto-invisible

Más sobre la obra:

Nota de Ivanna Soto


 

Tags

  • teatro
  • Ibsen
  • Juan Cruz Forgnone
  • Bienal en escena