Félix Bruzzone: “Los clásicos está siendo reescritos y profanados todo el tiempo”

El Comité de selección integrado por Félix Bruzzone, Selva Almada y la Editorial Entropía estará encargado de seleccionar a 8 proyectos de novelas entre todas las que se anoten en la Convocatoria Novela para La Bienal 2019. 

Esos ocho seleccionados –tienen tiempo de inscribirse hasta el 20 de noviembre- la terminarán de escribir en la Clínica de Obra a cargo de Hernán Ronsino. Luego, el Comité volverá a leerlas para elegir la novela Premio del Jurado que editará Entropía, y luego Notanpuán y Editorial Conejos seleccionarán dos para editar. Antes de eso, hablamos con Félix sobre el trabajo de leer y seleccionar obras. 

 

¿Qué es para vos el arte joven?  

Es el arte nuevo, siempre más pendiente del impulso inicial expresivo. En el caso de la literatura narrativa: pendiente de la voz, del sonido, de los elementos más básicos que construyen a los relatos y no tanto de las estructuras ni de las tradiciones. Desenfadado y desequilibrado. Por norma general, bastante vivo, y con ganas de vivir.  

 

¿Qué consejo les brindarías a los jóvenes artistas que están iniciando sus carreras?  

Que lean mucho y que escriban mucho y que copien todo lo que se les cruce. Que lo copien por escrito o cuando hablan con sus amigos. Que le muestren lo que escriben a un perro y traten de entender qué significa esa imagen. Que busquen sorprenderse de ellos mismos cuando escriben. Que lean a los de su generación. Que se junten a pensar cosas juntos. 

 

¿Cuáles son las temáticas que te interesan a la hora de leer textos de escritores jóvenes? 

Cualquier temática me interesa. No encuentro en los temas una divisoria de aguas.  

 

¿Se escribe mejor cuando se somete el texto a un trabajo en conjunto con compañerxs de generación? 

No sé si se escribe mejor o peor. Es una experiencia que suele ser muy intensa y a partir de la cual se puede hacer un mapa orientador, en virtud de que el trabajo no es solo sobre los textos sino sobre los sujetos en cuestión. No ven solo el texto, ven a los otros autores, sus contextos de producción, etc. Eso ofrece una imagen mucho más amplia de qué está haciendo uno, dónde lo está haciendo, dialogando con quién.  

 

¿Por qué es importante estar al tanto de la agenda de discusión de los escritores jóvenes? ¿Por qué recomendás la lectura de los contemporáneos en vez de los clásicos? 

Creo que los clásicos está siendo reescritos y profanados todo el tiempo. Y en cierta forma están siempre entre nosotros, los leamos o no. En ese sentido, encuentro mucho más interesante leerlos en las reescrituras, en sus actualizaciones. La mejor manera de leer un clásico es reescribirlo, y para eso hay que saber qué se escribe ahora, cómo se escribe ahora, etc. La lectura del presente es inevitable.  

 

Félix Bruzzone, Buenos  Aires, 1976, escritor, editor, piletero y coordinador de talleres de lectura y escritura. En 2005 cofundó la Editorial Tamarisco, dedicada a publicar autores nuevos y escrituras nuevas. En 2008 publicó el libro de cuentos 76 y la novela Los topos. En 2010, la novela Barrefondo.  En 2014, la novela Las chanchas.  En 2017, el  libro de crónicas Piletas. También  publicó los libros-álbum Julián en el espejo, Julián y el caballo de piedra y Julián es un pulpo. Sus libros se tradujeron en Francia y Alemania. Su obra lo hizo merecedor, en 2010, en Berlín, del preciado Premio Anna Seghers, que reconoce a un autor latinoamericano cada año. Publica cuentos y crónicas en diversas antologías y medios gráficos y virtuales. 

Tags

  • Novela
  • Félix Bruzzone