Ver el futuro - No me digas, que ya sé

Los chicos de “No me digas, que ya sé" el musical que se presenta en el Teatro del Picadero, nos cuentan cómo fue crear este mundo en donde uno de los personajes tiene el don de ver lo que va a pasar en el futuro.

Mariel Velez Matías Prieto Peccia están atrás del libro y de la dirección. La música es de Vanesa Butera. Mariel Velez y Matías Prieto Peccia nos cuentan todo de esta obra:

Bienal: De qué trata la obra
Mariel: La obra cuenta la historia de Lola, una chica de 30 años que tiene el "don" de poder ver ciertos sucesos del futuro. Por éste motivo, su vida está condicionada y actúa en respuesta de lo que puede predecir, que básicamente es aquello que hacen los demás. De la mano de su mejor amigo, que es fanático de éste "poder", van a intentar descubrir la fórmula para controlarlo. Éste camino comenzará a modificar la monótona regularidad de los días y todas las personas que rodean a Lola van a notarlo. Lo hermoso es que a su vez, todos saldrán modificados de ésta búsqueda.
 

Matías: Lola es una mujer que tiene un don, puede predecir el futuro, puede conocer con antelación todo lo que va a pasar a su alrededor. Lola siempre vivió su don como una maldición, y le trajo muchos momentos amargos. Por lo que, junto a su amigo Laureano, buscarán el interruptor, la Kriptonita que pueda anular sus poderes por al menos un rato y lograr por fin sorprenderse. 

B: Cómo fue el proceso creativo
Mariel: Fue hermoso, una experiencia muy enriquecedora. Poder exponer el material paso a paso a la mirada de los otros grupos, escuchar impresiones y devoluciones, conocer las miradas de otros equipos y ver que todos trabajábamos de maneras diferentes, fue sin duda lo que nos ayudó a crecer, para que la obra pueda desarrollarse sólidamente y pudiéramos avanzar.
Una de las cosas más lindas fue conocer a la gente de los otros equipos, realmente fueron meses muy amorosos y de hermosas experiencias. Me gustaría destacar el respeto y el compromiso de los tutores al seguir el crecimiento de la obra, en los encuentros de Bienal y en los ensayos, sus devoluciones y aportes son muy importantes ya que ellos fueron masticando la obra en la creación junto a nosotros.

 

Matías: Fue muy ameno y enriquecedor. Participamos de un seminario junto a otros 9 proyectos, en el que nos nutrimos de los aportes de todos ellos y los tutores proporcionados por Bienal (Pablo Gorlero, Joaquin Bonet y Martin Bianchedi). Durate casi cuatro meses fuimos compartiendo los avances en el material, tanto en el libro como en la música con nuestros compañeros y tutores y fuimos discutiendo sobre el rumbo de nuestra obra y las otras.

B: Una anécdota del proceso para compartir

Matías: El inicio del proyecto. Fui a ver a Vanesa Butera a un recital para acompañar a un amigo, su música me inspiró y me puse a tomar notas, luego llegué a casa y busqué su música por internet. Una de sus canciones "No digas nada", me inspiró y comencé a escribir a partir de ella un borrador de lo que serían las primeras dos escenas de la obra. Faltaban dos días para el cierre de la inscripción para el seminario, le hablé a Mariel, mi compañera en dirección y dramaturgia y enseguida se sintió seducida por la idea y los personajes y se sumó. Le escribí a Vanesa para que se sume, ella no me conocía, al principio no me contestaba, pero faltando unas horas para el cierre, se sumó.
 

B: Una escena que podés contar de la obra y porqué te gusta
Mariel: Hay varias escenas de la obra que son mis preferidas, pero no las puedo contar! Creo que las escenas donde aparece la desesperación maternal, son de las que más me gustan. Sobre todo una de ellas que comienza con un llamado telefónico bastante extravagante. Me parecen sumamente divertidas ya que el amor maternal puede ser desmesuradamente amoroso.

Matías: La primera: vemos a una pareja, Lola y Pedro, desayunan después de años de convivencia rutinaria. Un día algo distinto ocurre, ella no lo había despertado para ir al trabajo, ni le había preparado su taza de café. Pedro desconcertado le pregunta: "¿Qué pasa?". Lola contesta: "¿No tenés pensado decirme nada? Hoy a la vuelta del trabajo, por ejemplo..." Lola ya había visto que Pedro la iba a dejar, y sabía exactamente cada palabra que recibiría por parte de él. Así que decide armarle un bolso y romper con la relación antes de que él lo hiciera. 

Elijo esta escena porque cuenta el mundo y el padecimiento de Lola, Pedro y el resto de los personajes con respecto al don, superpoder, condición o enfermedad (según quien lo mire) de nuestra protagonista.

B: 3 razones poderosas para ir a ver tu obra
Mariel:
1) Creo que el disparador de: "ser alguien que ve lo que va a pasar" abre al público la puerta al juego, te lleva a pensar en la idea de "me gustaría o no, tener ése don". Aunque pareciera ser que el vivir adelantados y muchas veces pulsando fuera de nuestro deseo, es más común de lo que parece.
2) El humor y la música. El dialogo entre el texto y la música es hermoso, conviven y dialogan de manera muy fluida. La música de Vane Butera es la compañera perfecta.
3) Nuestro elenco y equipo. Son increíbles.
 

Matías: La música es hermosa, la historia y el libro también, y quienes la vean se verán identificados con los personajes y se irán pensando y con un mensaje. ¿es mejor siempre estar un paso adelante, o vivir el hoy?
 

B: Otra obra que recomendás ver de Bienal y porqué
Mariel:
"Mamá está más chiquita" porque es una obra hermosa y muy sensible. Escrita de manera ingeniosa y dulce, acompañada de música maravillosa.

Matías: "Mamá está más chiquita", compartieron el mismo proceso de desarrollo que nosotros, es una obra bellísima, repleta de amor.

 

“No me digas que ya sé"

Teatro Picadero - Pasaje Santos Discépolo 1857, CABA

Funciones: miércoles de octubre y noviembre y 6 de diciembre, 21 h.

Entradas: https://www.plateanet.com/Obras/no-me-digas-que-ya-se

 

Tags

  • Teatro Musical
  • Picadero