Campus polifónico

Durante el Campus, espacio de formación, que abrimos a los seleccionados este año, además de los bienalistas que residen en Argentina (hay muchos artistas que vienen de diferentes provincias especialmente para hacer esta experiencia), estuvieron participando varios artistas internacionales que se eligieron por acuerdos de cooperación entre Bienal y diferentes instituciones. Los workshops, y clínicas se llenaron entonces de acentos latinoamericanos y tonadas de distintos lugares.  

 

Alegría para los locales y los que nos visitan la de convivir con esta diversidad. Distintas voces, distintos pensamientos.

 

Les hicimos algunas preguntas a los artistas escénicos  (vinieron 4 artistas escénicos y 4 visuales) y esto nos contaron.

 

*Escena teatral: para todos los gustos y realidades

 

Para Lea Loeb que viene de Suiza pero habla como una argentina (su mamá es de acá y le habló desde chica en español) la escena teatral está determinada por el idioma en su país, donde conviven 3 lenguas. Lea, es curadora y artista; lleva adelante estos dos roles con frescura en una institución estatal. Su rol de artista joven es clave y está ahí ocupando ese lugar para proponer. Nos cuenta: “En Suiza hay 3 idiomas diferentes. Cada idioma tiene una escena de teatro propia. No hay una sóla escena. El circuito de habla alemana en Europa es uno. Este circuito tiene una tradición muy fuerte. “Veo un canon muy poderoso como Goethe y Schiller que siguen teniendo mucho impacto en la escena de teatro”. Se siguen haciendo muchos clásicos por allá.

 

Claudia Tangoa habla con una suavidad peruana muy linda, tiene inquietudes muy fuertes: está preocupada por la gestión de nuevos espacios en Lima. Nos cuenta que hay una nueva mirada sobre la gestión: “No se gestionan sólo proyectos sino espacios. Hay una gran demanda de espacios, tenemos pocas salas. Falta trabajar en descentralizar estos espacios, abrir hacia otros distritos, salir a la periferia de Lima”. Nos cuenta que le preocupa este hecho y encuentra similitudes entre Buenos Aires y su capital.

 

Elenora Herder, desde Alemania, siempre sonriendo y con mucha determinación dice que ve en su país “la escena muy viva, muy abierta; a pesar de que estemos siempre quejándonos, ¡la veo muy bien subvencionada!”.

 

El colombiano Cristian Fabián Lozada Rojas entusiasmado cuenta que “La escena en Colombia ha cambiado, hay alianzas entre países y hay intinerancia. Hay buenos espectáculos y recibimos visitas internacionales. Además, de que hay alianzas entre Colombia y otros países. Es rica y nutrida”.

 

*El teatro que va por los márgenes y el teatro estatal

 

Eleonora habla de los procesos de producción como algo inherente al teatro no comercial.  “Alemania tiene una tradición súper larga de teatros estatales y súper bien subvencionados, donde otros formatos no entran porque tienen otros procesos de producción.  Son estructuras de producción que no se saben abrir a otros procesos de crear, por lo tanto no se puede abrir a otros lenguajes”.

 

Desde la mirada de la suiza Lea “los jóvenes autores, dramaturgos  empezaron mucho más tarde a tener su escena, mucho más tarde que acá. Allá es más joven que acá.  Sobre la escena de teatros estatales, antes era una escena separada, otro circuito pero cada vez más se están juntando. Se ve a los directores que hacen cosas en el teatro off incursionar en el teatro estatal”. 

 

En Colombia nos cuenta Cristian Fabián que “el arte independiente crece de manera constante. Hay festivales en las ciudades. El teatro independiente se está visibilizando. Hay teatro de mujeres en escena, de arte circense, da una oferta diferente a los festivales comerciales”.

 

En Perú, Claudia siente que “La escena independiente ha crecido, hay nuevos espacios que son de gente joven”.

 

* Arte joven, ¿existe?

 

Claudia pone sobre la mesa el no menor tema del público cuando habla del arte joven: “Creo que existen generaciones y formas de abordar y percibir nuestro contexto. El arte joven replantea lo que ha recibido como enseñanza, como público, como creador. Tiene que ver con cómo consumimos como público, el entretenimiento en el buen sentido de la palabra. Tenemos otra manera de relacionarnos con el mundo a nivel de público, a nivel de espacio. Consumimos cosas más inmediatas. No digo que el teatro tiene que adaptarse a eso, pero si lo tiene que tener en cuenta.

 

Cristian Fabián relaciona lo joven con un cambio hasta en la forma de hablar de la producción, de lo que se pone en escena. “Existe el arte joven y es bastante innovador. A partir de los lineamientos clásicos y con toda esta onda de la globalización y la transciplinaridad que se está dando en las arte; estamos generando alianzas en distintas disciplinas como la fotografía, la arquitectura, el diseño visual, el dibujo, para generar obras de arte.  Ya uno no se atreve a llamar una obra de arte sino un dispositivo escénico, porque reúne distintas expresiones artísticas. Es un dispositivo que reacciona y da respuestas a un contexto o necesidad, idea o concepto".

 

Y remata con el rol que siente que tiene “Como jóvenes y como artistas tenemos que dar una respuesta al entorno más cercano y el entorno más global. El arte es una herramienta de visibilizar y de colocar puntos de encuentro”.

 

Elenora, la alemana, duda si existe el arte joven o si es de una nueva generación, pone el acento en lo colectivo, en la igualdad. “Esta generación trae otras formas de hacer, y sobre todo en el teatro se nota muchísimo en las jerarquías de trabajo. Yo veo que mi generación apuesta al trabajo colectivo. Apostamos a la colaboración y por la igualdad de medios, encima de la escena. Creo que el artista joven tiene diferentes roles: uno es el de romper los esquemas establecidos, el otro es el de ser explotados, básicamente si sos artistas joven es la excusa perfecta para pagarte poco y esto sigue siendo así. ¡Esos son los dos roles principales!”.

 

Lea asegura que “El arte joven tiene que nacer fuera de las instituciones. El arte joven allá nace en el circuito independiente.  El arte joven es más atrevido, busca cosas nuevas, tiene preguntas, no está contento con el status quo y quiere otra cosa y a lo mejor también es naive”.

 

La semana se va. Estas voces quedan. Agradecidos.

Tags

  • Campus
  • Bienalistas internacionales